July 2006

El que pega primero…

Los Astros empezaron este viernes una de las series mas importantes para las aspiraciones de mantenerse en la pelea de la división central de la liga nacional, llegaron hasta el Minute Maid Park los Cardenales de Tony LaRussa. En esta repetición de la serie de campeonato del 2004 y 2005, los espaciales esperan tomar la punta de la división para cerrar a tambor batiente esta primera vuelta.                                                    

Taylor_1  Los Astros mandaron a Taylor(made) Buchholz a la loma para enfrentar al polémico y recién regenerado Sydney Ponson y así dar inicio a una larga serie de cuatro juegos en la que se decidirá en donde termina cada novena en la central de la Nacional. Taylor lanzó seis entradas permitiendo dos carreras en tres imparables uno de ellos de vuelta entera, sin embargo el relevo lució de maravilla al no permitir carrera, marcando así la oportunidad para que Brad Lidge apagara las luces y lograra así su salvamento numero 21. La ofensiva tuvo en Mike Lamb a su incendiario pues en la mismísima primera entrada le pondría música al ataque con una línea seca que termino en los asientos del jardín derecho.

Así transcurrió el primero de la serie con el cual los Astros se ponen a solo tres de los pájaros rojos que esperemos al final de esta serie estén muy descoloridos, y podamos adaptar ese adagio que dice el que pega primero? pega cuatro veces.

Desgarrados por la fiera.

Los Astros se vieron de frente al mismísimo Belcebú, los Tigres de Detroit nos demostraron que son de verdad y no solo eso también nos hizo dudar sobre si nosotros somos de verdad. El equipo de Detroit denota en el campo de juego una madurez inusual para un grupo de peloteros mayoritariamente noveles a las huestes del Big Show, el Comerica Park es una verdadera casa de fieras que amenazan con arrancarle la cabeza a quien se atreva a entrar más allá de su indomable grama. Los Astros perdieron la serie por una barrida contundente en la que el store final fue de 19 carreras recibidas por cuatro anotadas haciendo notar que los dos últimos encuentros fueron sendas blanqueadas. ¿Así o mas doloroso? Lo supuse, ahí le paramos pues.

Lo bueno de esto es que los peloteros siderales no buscaron quien se las hizo sino quien se las pague, y salieron del Comerica rumbo al estado de la estrella solitaria para una vez mas enfrentar a los vecinos de Arlington quienes en el primer encuentro vencieron a los Astros pero solo empeoraría las cosas para su causa pues tras el primer golpeo vino la venganza espacial y los astros tomaron la serie a domicilio para así llevarse la serie anual 4-2 y tener por el resto de la temporada los derechos de decirse el rey de Texas.Lamb

Los interligas quedaron atrás para suerte de los equipos de la liga nacional, y los Astros ya dieron cuenta de los cachorritos que de verdad son una pena de equipo en donde hay nombres pero no parece haber hombres. A cuesta de ellos los Astros le respaldaron a Roger Clemens el esfuerzo de calidad desde la loma para que el siete veces ganador del Cy Young se anotara su primer triunfo desde que decidió enfundarse una vez más en la casaca de los espaciales. Después de recetar a los cachorritos, ojalá por barrida, los siderales recibirán a los Cardenales de San Luis  y ojalá que en nuestro próximo encuentro podamos decir que todo fue silbar y matar pajaritos.